The small house

Fué el último lugar abandonado en nuestra aventura por tierras belgas, la última casa que pudimos visitar antes de coger el avión que nos llevase de vuelta a casa.

En está ocasión tan solo éramos unos visitantes más. Me explico, la casa estaba en subasta y el acceso a ella era totalmente libre. Fue de esas pocas veces que pudimos entrar por donde se suele entrar a cualquier casa. La misma entrada que utilizaron los numerosos curiosos o futuros propietarios que entraron a ver la casa estando nosotros dentro.

Evidentemente la situación era bastante surrealista, teniendo que ceder el paso subiendo o bajando por las estrechas escaleras de madera que accedían a las plantas superiores. Sorry, algún espontáneo disculpe… hello… good morning, eran las palabras más utilizadas en esta cómica situación. Evidentemente ellos pensarían que éramos fotógrafos de alguna agencia inmobiliaria. Nunca se imaginaban el fin real de nuestra presencia y mucho menos los miles de kilómetros que habíamos recorrido para fotografiar estos lugares. De hecho lo único que teníamos en común era … leer más

 

 

Mobiliario

Mobiliario

Las casas del Pirineo II

 

Fue después de unos años, en unas cortas vacaciones en pleno invierno cuando, casi sin quererlo, decidimos volver. Estábamos demasiado cerca y la curiosidad era muy grande, era también la segunda vez que me acompañaba la familia a un lugar abandonado, esta vez de forma más relajada pues ya conocíamos el lugar, además los chavales, como descubridores del pueblo, no se lo podían perder!

Me intrigaba saber el estado que lo encontraría con el transcurrir de los años, con las duras condiciones climatológicas que sufren muchos pueblos del Pirineo,  con el condicionante que este estaba abandonado. Grandes cantidades de nieve en días de ventisca se acumulaban en los débiles y frágiles suelos de madera de estas casas. Esa lluvia y nieve colándose por las ventanas desprovistas de cristales, por las puertas a menudo abiertas de par en par. El paso del tiempo bajo estas duras condiciones, sin duda pasaran factura muy a corto plazo si antes no se pone remedio… seguid leyendo

 

2

 

 

image

 

La antigua colonia. La fábrica

Proseguimos la exploración de este gran lugar. Abandonamos las viviendas y nos dirigimos a la antigua fábrica textil.

He de decir que no me apasionó, aunque el lugar mereció algunas fotografías, rincones llenos de gran magnetismo, con mucha fuerza. Gracias al “pintado” con las linternas , en algunas salas totalmente oscuras… seguid leyendo.

image

La antigua colonia. Viviendas

Llegamos una fría mañana de invierno. Mientras aparcábamos el sol quería darnos tímidamente la bienvenida. Las numerosas casas de la colonia donde vivieron numerosos trabajadores de la textil, parecía esperarnos.

Cogimos nuestro equipo y nos dirigimos a ella. El frío en el interior de cada estancia es muy acusado, por eso decido buscar las habitaciones exteriores, donde los rayos de sol se cuelan por las ventanas.

Lo que más me llama la atención nada más entrar es la textura y el colorido del papel que decora las diferentes habitaciones, la pintura resquebrajada en puertas y paredes. Van a ser muchas fotos de detalle, fotografiando todo ese color, fotografiando la vieja pintura que se desprende de la añeja madera en esas frías y húmedas paredes.

Como siempre , despliego el trípode, monto la cámara y empiezo a fotografiar… seguir leyendo

 

image

La mansión de los Ángeles

Nos encontramos delante de una gran y señorial casa del siglo XIX en un entorno que ya no le pertenece. Modernas construcciones la rodean sin piedad, sin dar respiro, impidiendo observar plenamente lo imponente y sobria que aún sigue siendo. Cuesta imaginarse lo que en un pasado representó para la zona produciendo y almacenando en sus bodegas centenas de toneles de vino. Extensas hectáreas de viñedos, espléndidas en un pasado, se ven reducidas a la nada. Inexorablemente, poco a poco, la especulación urbanística lo ha invadido todo.

Después de observarla desde fuera, llega lo mejor. Sin duda explorar su interior. La antigüedad de la casa nos indica que el reportaje fotográfico puede ser apasionante, pero sin imaginarnos lo que nos encontraremos en su interior.

Nos acercamos poco a poco, con mucho cuidado de no ser vistos. Llegamos a la puerta principal, la empujamos levemente y , casi sin darnos cuenta, nos encontramos dentro… seguir leyendo.

 

image

La fábrica de los relojes II

En esta segunda parte me dedico a fotografiar otras dependencias. La cocina, oficinas… más oficinas del edificio de gerencia, viejas máquinas de contabilidad, papeles, muchos papeles…

Vuelvo de nuevo atrás. A esos pequeños detalles que tanto me gustaron del taller, a nuevas tomas de las naves industriales. Son otras horas del día, otras luces.

Después de mucho tiempo sin publicar vuelvo con la segunda parte de esta gran fábrica. La fábrica de los relojes. Podéis ver todas las fotos clickando aquí. Espero que os guste.

 

 

La fábrica de los relojes

Nos encontramos frente a una fábrica de grandes dimensiones. Pronto nos damos cuenta de que va a ser imposible fotografiarla en un sólo día. La gran cantidad de fotografías que van apareciendo ante mis ojos me hacen pensar que dividiré el reportaje en dos o tres partes. La distancia en esta ocasión no será un problema por lo que decido que habrá segundas partes.

Como siempre, en silencio y siendo respetuosos con el lugar, entramos, desplegamos trípodes y empezamos con las primeras naves industriales. El color de las claraboyas colocadas en la cubierta, era brutal. Azules, amarillos, verdes intensos… la luz se colaba a través de ellas e inundaba el lugar, bañando de color las paredes y el suelo de la fábrica.

Grandes relojes que ya no marcan las horas de entrada y de salida. Esos relojes que creemos no hace mucho tiempo dejaron de funcionar.

Por último, debo decir que el lugar, a pesar de estar bastante vandalizado, tenía vigilancia.

Os dejo con la Fábrica de los relojes. Espero que os guste.

.

image