Pompiers

Después de algunas horas en coche llegamos al lugar que marcaba nuestro GPS, una vez más la entrada al lugar no es muy prometedora, el perímetro del reciento está totalmente vallado, hacemos una primera  inspección  desde el otro lado de la verja y, efectivamente, en el interior de una vieja nave industrial parecían divisarse los vehículos que tanto deseábamos fotografiar. El “caramelo” ahí estaba, solo faltaba hallar el punto de entrada. Afortunadamente después de un pequeño rodeo nos encontramos dentro.

He de reconocer que no me apasiona fotografiar vehículos, sin embargo esto era totalmente diferente. Se trataba de viejos y a su vez majestuosos camiones de bomberos curtidos en mil batallas. Grandes, pequeños, vehículos de apoyo, algún  modelo más moderno… fué un lugar que me sorprendió.

Miles de diminutos trozos de cristal invadían el interior de los vehículos, el riesgo de sufrir algún corte era evidente. Una vez más los vándalos habían hecho acto de presencia rompiendo uno a uno los parabrisas de coches y camiones. ¿Hasta donde llega la estupidez humana?

Todos los vehículos disponían de estos botiquines.

Me despido de estos camiones con un sabor un tanto amargo por el vandalismo que están sufriendo y con la esperanza que algún día sean restaurados.

Podéis ver el reportaje de Dani en http://www.ultima-visita.blogspot.com.es/

Anuncios