Octogone House


Llegamos a la mansión un gris y lluvioso día, antes de entrar y tras una primera inspección decidimos ir a tomar algo a uno de esos lugares de “comida” rápida. Después de un breve descanso, cogimos el coche y regresamos de nuevo al solar donde se encontraba la casa. Lo que sucedió al aparcar mejor que lo explique nuestro compañero Dani en su blog, pero os aseguro que fue un gran susto para todos, sobre todo para él. He de decir que el incidente felizmente acabó bien.

Con los ánimos más calmados nos adentramos en el terreno que rodeaba la mansión, precisamente la fotografía sirve para despejar la mente, para desconectar del mundo y centrar todos los sentidos en lo que íbamos a fotografiar. Realmente se convirtió en una buena terapia.

Seguid leyendo 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s