Mansión Harry

Después de un par de horas conduciendo llegamos en un soleado sábado al abandono que tanto estábamos deseando. Aparcamos y nos dirimos al punto que nos marcaba las coordenadas. La primera inspección en el punto de entrada ya nos hacía presagiar lo peor, la enorme casa se encontraba en mitad del pueblo y lo que era peor, desconocíamos el motivo pero la policía local había desviado el tráfico justo por la calle donde se encontraba el muro que teníamos que saltar. La situación no era muy prometedora, decenas de coches pasaban sin cesar junto a nosotros por lo que era imposible entrar sin ser vistos. Reunión de emergencia mientras tomábamos un café, teníamos que decidir rápidamente si poníamos en práctica el plan B… seguid leyendo.

 

 

 

 

Anuncios