La fábrica del Doctor Ítica. II parte


Hacemos las últimas fotos. Dejamos atrás la fábrica para dirigirnos a la explanada donde habíamos dejado el coche. Justo en ese momento, avanza hacia nosotros y a gran velocidad un vehículo en cuyo interior hay una persona muy, muy cabreada. Es el propietario o el encargado de vigilar la fábrica. Las cámaras y los trípodes de manera muy visible nos son de gran ayuda para apaciguar el cabreo monumental del caballero. Primeras palabras explicando nuestras intenciones, siempre con la verdad por delante, diciéndole lo que habíamos estado haciendo. Explicando nuestra afición de fotografiar este tipo de lugares. Y sobre todo, mil disculpas por la intromisión. Todo esto es suficiente para apaciguar los ánimos del señor. Al final después de una pequeña charla nos dice, de una manera mucho más amable, que abandonemos el lugar.

Esto no nos desanima a desplazarnos a una segunda fábrica. Sin duda, al acercarnos, la apariencia de abandono es más que evidente. Además es probable que no encontremos a ninguna persona esperándonos a la salida!!!

Sin más preparamos las cámaras, desplegamos los trípodes y nos disponemos a entrar a la segunda fábrica del Doctor Ítica. Seguro que os gustará.

 

La azotea

La azotea

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s