La casa de las mil ventanas III


Es una casa amplia, con paredes desnudas. Sin embargo llenas de detalles. En ocasiones evidentes, los encuadres son claros. Otras veces hay que buscarlos. Ocultos, a la espera de ser encontrados. Lo hago con las mismas ganas de quien busca un tesoro.

Me fascina las texturas de las paredes. La pintura, muy castigada por el paso de los años, ofrece con el paso de la luz unos matices y unos contrastes muy acusados. Fotografío sillas, muchas sillas. Me ayudan a que esas fotos hablen más, cuenten historias.

Frascos y botes perdidos en el tiempo, maletas aún por llenar. Hiedra que penetra por la pequeña ventana de de un lavabo, dando color a una oscuridad casi absoluta.

Os dejo con la última parte de La casa de las mil ventanas. Espero que os guste.

 

Tenedor

Tenedor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s